cambio-color-de-ojos

El color de nuestros ojos lo dictamina el tipo y cantidad de pigmento que tiene el iris. Y no es un tema menor, es el fruto de miles de años de evolución y de adaptación del hombre a su entorno. Por eso en España es mayoritario el color marrón, es la adaptación de nuestros ojos a un medio con muchos horas de sol, el pigmento marrón protege mejor la retina. Esto no es necesario en países con poca luminosidad como el norte de Europa en la que hay mayor porcentaje de ojos claros.

Sin embargo, muchas personas, muchas más de las que imaginamos, están decididas a burlar su genética con fines estéticos y no tiene reparos en someterse a peligrosas operaciones fuera de Europa para cambiar el color de sus ojos.

En la actualidad existen cuatro técnicas para cambiar de forma artificial el color del iris.

Esta técnica consiste en implantar mediante una intervención quirúrgica un pequeño disco coloreado de silicona sobre el iris. Es una técnica altamente peligrosa por las complicaciones que pueden surgir.

En este procedimiento el láser quema la capa más fina de la superficie del iris y así se consigue una tonalidad azulada. Este tratamiento que se ofrece en varis clínicas oftalmológicas, algunas en España, aún no cuenta con las autorizaciones médicas pertinente y no hay estudios que demuestren que el láser no debilita el iris y aumenta la sensibilidad a la luz.

cambiodecoloriris1Consiste en colorear con tinta la córnea.

Es el método menos agresivo ya que es reversible y temporal. El problema es que las lentillas de colores no dejan respirar el ojo y pueden producir ojo seco.

La opinión generalizada de los oftalmólogos es que cualquier objeto intraocular o técnica que dañen el iris pueden causar desde infecciones hasta aumento de presión en el ojo, daño en el nervio óptico y posibilidad de tener cataratas a una temprana edad.

El objetivo de este post es alertar sobre una moda reciente, últimamente se ha hecho público numerosos casos de personas, algunas de cierta notoriedad, que se han sometido a un implante cosmético en países como Panamá, Túnez o Egipto en los que no hay ninguna regulación. Las redes sociales e internet se han convertido en el primer reclamo de captación de pacientes mediante falsos testimonios de pacientes intervenidos.

El hecho es que algunas de las sociedades oftalmológicas más importantes como la Sociedad Americana de Catarata y Cirugía Refractiva (ASCRS) o la Sociedad Europea de Catarata y Cirugía Refractiva (ESCRS) han realizado sendos comunicados en los que desaconsejan cualquier implante en el iris con fines estéticos hasta que exista una aprobación de una regulación rigurosa y se haya estudiado a fondo con los ensayos clínicos apropiados.

Hasta la fecha solo se han recogido numerosos casos de pacientes que tras someterse a esta intervención han presentado complicaciones devastadoras e irreversibles incluso después de retirarse el implante.

Los problemas más frecuentes incluyen descompensación corneal, atrofia iris sectorial, glaucoma, catarata, y uveitis. Y en al algunos casos se han requerido cirugías secundarias, incluyendo el trasplante de córnea o la cirugía de iris o catarata. Estas complicaciones se manifiestan meses o años después de realizarse el implante.

La extraña y peligrosa moda del cambio de color de ojos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *