Muchas veces, ya se el paciente o su familiar pregunta: ¿Doctor, mi abuelo aún puede operarse? ¿No estará ya muy mayor?

Si supiéramos que los ojos son la ventana al mundo, y en nuestros últimos años de vida nos sentamos frente a ella para disfrutar de la vida y los recuerdos, les aseguro que nadie se haría esa pregunta.  Les digo también: ¿Por qué dejar a alguien sin la oportunidad de brindarle nuestro mayor esfuerzo, y a la vez sentirnos que en lo personal hemos hecho todo lo posible para que en sus últimos años disfrute de una vida digna, con una mejor visión?

¿Y quién decide cuáles son nuestros últimos años?

Nadie tiene la respuesta de cuánto más estaremos con vida.  Entonces: ¿Por qué dejar de disfrutar la vida, viéndola tal como es, con la libertad que queremos, aún cuando nos sentimos jóvenes y con ganas de vivirla?

Si tiene algún problema visual, venga con nosotros.  Le ayudaremos a responder esas preguntas relacionadas a sus ojos, y disfrute de una calidad visual segura e inmejorable.

¡Sea Feliz!